dilluns, 30 d’agost de 2010

Los desafíos invisibles de ser madre o padre

Ser madre o padre es una de de las tareas más importantes y a la vez una de las más complejas de todas las actividades humanas. ¿Cómo se llega a ser una buena ma­dre o un buen padre? Por una parte, se aprende a serlo sin que se enseñe de una manera explícita, pero además las competencias parentales se adquieren de una ma­nera implícita, desde el momento mismo del nacimiento, incluso desde la vida intrauterina. Hoy sabemos que las capacidades de apegarse y empatizar son funda­mentales para ser una madre o un padre suficientemente bueno y que estas capacidades emergen en la maravillosa experiencia de la impronta, del apego y del buen trato.
Los buenos tratos a la infancia y las competencias parentales son parte de un mismo proceso. Estas páginas están dirigidas a describir este proceso y su corolario: cuando las historias de vida y los contextos sociales y culturales no permiten que los adultos adquieran esas competencias, existe un riesgo que reaccionen inade­cuadamente con sus hijos o hijas y, en los casos más graves, produzcan los diferentes tipos de malos tratos infantiles.
Las crías humanas son totalmente dependientes de las competencias de sus madres y padres o de otros sus cuidadores para sobrevivir y desarrollarse sanamente. Por esta razón, evaluar las competencias y la resiliencia parental resulta esencial para paliar las consecuencias en los hijos de las incompetencias parentales, para organizar programas de apoyo para madres y padres y para tomar las mejores decisiones en casos de divorcio.
Este libro, escrito por dos profesionales reconocidos por sus prácticas de apoyo a niños y a niñas y a sus madres y padres o cuidadores, ofrece un apoyo especial para las madres y padres biológicos, adoptivos y acogedores y para todos aquellos profesionales que desde el afecto y la promoción de la resiliencia, anhelan un mundo mejor para la infancia.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada