dimecres, 12 d’octubre de 2011

El 15 d’octubre… farem un hort!


 
El proper 15 d’octubre dins de la manifestació que sota el lema “DE LA INDIGNACIÓ A l’ACCIÓ” en la qual a més de Barcelona sortiran al carrer ciutadans de 50 països, s’ha convocat per l’Aliança per la Sobirania Alimentària de Catalunya una acció per reivindicar els horts urbans dins de les ciutats. Des de plantem-nos! ens volem sumar a aquesta convocatòria per fer visibles projectes com el nostre.
La manifestació tindrà lloc el dissabte 15 d’octubre a Barcelona. Començarà a les 17.00h. a la plaça Catalunya i finalitzarà cap a les 19.00h. a l’Arc del Triomf. En acabar la manifestació, al passeig de Lluís Companys, les persones que donem vida als horts comunitaris de la ciutat, les que conformem l’ASAC (l’Aliança per la Sobirania Alimentària de Catalunya) així com totes les que us hi vulgueu sumar, plantarem un hort agroecològic al bell mig de la ciutat. La terra per fer l’hort vindrà de diferents comarques catalanes i el planter serà de llavors locals i de varietats tradicionals.
Ens volem identificar amb el camp, per tant t’animem a dur algun element relacionat amb la pagesia: un barret de palla, un peto de treball, espardenyes, faixa, etc. També pots venir disfressada d’alguna verdura, fruita, abella, animal de granja…
Comptarem amb grups d’animació que ens acompanyaran durant tot el recorregut amb música, titelles gegants, etc.
Perquè…
La ciutat s’està menjant el camp. La indústria alimentària s’està apoderant de les nostres panxes. Les llavors transgèniques estan contaminant les hortes. Els pobles s’estan despoblant. Els aliments recorren milers de quilòmetres. La pagesia no pot viure del camp. Els governs defensen els interessos de les multinacionals de l’agronegoci.
La terra ha dit prou. No hi haurà democràcia alimentària sense un món rural viu, uns aliments de circuits curts sostenibles, unes llavors controlades per les mans que les treballen, una ramaderia i una pagesia amb camps per practicar l’agroecologia i viure d’ella.


MANIFIESTO
EL 15-0 HAREMOS UN HUERTO
De la indignación a la acción: nuestra alimentación o sus beneficios
Sembraremos las semillas por la Soberanía Alimentaria
ESTO NO ES UNA CRISIS, ES UN ATRACO
El modelo agroalimentario capitalista ya no puede esconder por más tiempo su insostenibilidad, injusticia e ilegitimidad. Varias crisis sistémicas emergen como manifestaciones de esta situación:
la crisis climática, ambiental, económica o energética, entre otras. Pero sin duda, una de las más crónicas y contundentes es la crisis alimentaria.
Hoy la alimentación en lugar de ser un derecho básico, es un negocio. Las desorbitadas ganancias de unas pocas multinacionales que controlan la alimentación son la razón de que en el mundo haya cerca de 1.000 millones de personas desnutridas (en Cataluña más de 1 millón y medio necesitan ayuda alimentaria). Una cifra similar sufre enfermedades como la obesidad, la diabetes, etc. fruto de una dieta hartada.
Contrariamente al que nos quieren hacer creer:
  • Cerca de la mitad de la población mundial es capaz de producir alimentos sanos para todo el mundo, como ha hecho a lo largo de miles de años.
  • Hay formas de producir alimentos respetando la naturaleza que se han mostrado eficaces para la producción y el consumo de todo el mundo, que están siendo arrinconadas y estamos en peligro de perder sabidurías milenarias.
Aun así. Se habla de una auténtica crisis alimentaría debido a que:
  • Los alimentos viajan miles de kilómetros y no a donde hay hambre, sino a donde hay dinero,
  • El campesinado está siendo expulsado de la agricultura, La ínfima calidad de la alimentación que se pone al alcance de las mayorías sociales,
  • El deterioro constante que la agricultura industrializada supone para el medio ambiente.
La industria alimentaria se apodera de nuestros estómagos y modela nuestras “necesidades”. Las semillas transgénicas están contaminando los campos. Los pueblos se están despoblando. Los gobiernos están gobernados por los lobbies del agronegocio. Las materias básicas para la alimentación son objeto de especulación en los mercados de futuros. Los bienes comunes como el agua, la tierra, los bosques y la biodiversidad están siendo sacrificados a los dioses del mercado.
La renta agraria cae en picado, y las mujeres son al peldaño más bajo de este sistema: en Cataluña sólo tienen la titularidad del 19% de las fincas y el 11,5% de representantes de cámaras agrarias.
La alimentación está dominada por unas empresas el objetivo de las cuales no es acabar con el hambre en el mundo, ni velar por nuestra salud, sino hacer cada vez más beneficios. Cuánta más crisis, más beneficios...
No hay pan por lo tanto chorizo
Al inicio de la cadena alimentaria se encuentran millones de campesinos y campesinas, y al final millones de consumidores y consumidoras, pero en medio están unas pocas grandes empresas multinacionales, cadenas de distribución agroalimentaria, que son quien decide y quien se lleva el margen de beneficios. El precio de venta en producción es un 450% superior de media al que recibe el campesinado.
La Política Agraria Comunitaria (PAC), que en su inicio tenía como objetivo garantizar el autoabastecimiento
europeo de productos agrícolas a un precio razonable, hoy dedica un 75% de sus subvenciones a sólo un 16% de los receptores. La zona del Estado español que recibe más subvenciones agrícolas es el barrio de Salamanca de Madrid donde, si bien no se cultiva mucho más que algunos geranios, tienen su sede las grandes compañías que dominan el negocio agroindustrial.
La principal perceptora de las ayudas de la PAC en el ejercicio 2010 ha sido Azucarera Ebro, que forma parte de la multinacional British Sugar Company, con 61 millones de €. La segunda, con 30 millones, es Tereos Syrial, que forma parte del grupo de líderes mundiales de aditivos derivados del cereal, edulcorantes y agrocombustibles obtenidos por el azúcar de caña y el cereal. Freixenet ha recibido más de 3,5 millones. Nueva Rumasa, de la familia Ruiz Mateos, hoy en suspensión de pagos, recibió más de 2,6 millones para Clesa, Dhul y Cacaolat. Mercadona 2.729.723, Nestlé España 259.437, Carrefour 147.500...
No nos representan
La opinión pública en toda Europa (como lo corroboran todas las encuestas en todos los países) no quiere los alimentos transgénicos ni en el campo, ni en el plato. Aun así el Estado español es el país de Europa donde se plantan mes transgénicos. Cuando más de 100.000 personas propusieron una Iniciativa Legislativa Popular en Cataluña para que el tema fuera discutido al Parlamento, PP, CIU y PSC lo impidieron.
En el último Eurobaròmetro -2010- sobre la PAC se pregunta si se tiene que continuar subvencionando la agricultura europea. El 83% al conjunto de Europa y el 88% del Estado español dice que sí. Aun así, y cómo hemos visto antes, el dinero que debería apoyar a la agricultura no va a parar ni a quien trabaja la tierra ni al tipo de agricultura que queremos.
Democracia real: soberanía alimentaria
La tierra ha dicho que basta. No habrá democracia alimentaria sin un mundo rural vivo, unos alimentos de circuitos cortos sostenibles, unas semillas controladas por las manos que las trabajan, una ganadería y un campesinado con campos para practicar la agroecología y vivir de ella.
Por eso, desde el conjunto de movimientos sociales reivindicamos que la alimentación vuelva a manos del conjunto de la sociedad, poniendo a quienes producimos, distribuimos y consumimos alimentos en el centro de las políticas, por encima de las exigencias de mercados y empresas. Para conseguirlo, el eje vertebrador de la producción de alimentos tiene que basarse en las agroculturas que respeten pueblos y territorios; la distribución y comercio tienen que fundamentarse en la transparencia y la equidad entre todas las personas que intervienen en el sistema alimentario.
Los bienes comunes (tierra, agua y semillas) tienen que estar en manos del campesinado familiar o del común, asegurando la equidad en el acceso y la gestión por parte de las mujeres. Al mismo tiempo, justamente en el Día Internacional de la Mujer Rural, queremos visibilizar y reivindicar el papel central de las mujeres en la alimentación, y exigimos su participación en la toma de decisiones, para la construcción de nuevas relaciones libres de opresión y desigualdades.
El 15 de octubre al finalizar la manifestación, los colectivos y personas que hace tiempos luchamos por la soberanía alimentaria (grupos de producción y consumo agroecològico, de apoyo a las luchas campesinas, ecologistas, de mujeres, de cooperación internacional, etc.) haremos un huerto agroecològico en la ciudad, como forma de reivindicar la recuperación del control sobre la agricultura y la alimentación, como forma de hacer visible el movimiento de huertos comunitarios, que ya existen en muchos pueblos y barrios, y de promover su extensión. La tierra vendrá de diferentes comarcas de Cataluña y los planteles serán de semillas locales y de variedades tradicionales. Recuperar la democracia y la soberanía popular de forma real, incluye recuperar el derecho a decidir sobre la alimentación que queremos.
Alianza por la Soberanía Alimentaria de Cataluña (ASAC)
Barcelona, 15 de Octubre de 2011

1 comentari:

  1. Muy interesante.Estaremos atentos.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponElimina