dimarts, 20 d’abril de 2010

La Cenicienta o los cuentos de la abuela

Nuestra autoestima depende, fundamentalmente, de los modelos sociales aprendidos durante los primeros años de nuestra vida. Estos modelos llegan a las jóvenes desde el entorno familiar y adoptan los estereotipos culturales de la época.
Los modelos de comportamiento que potenciarán o debilitarán la autoestima de las muchachas no sólo se transmiten a través de la educación sino también mediante imágenes, películas, revistas y cuentos infantiles. En la mayoría de culturas existe el cuento de la Cenicienta (aunque tiene diferentes nombres) y otros similares en que las chicas deben esperar al príncipe azul desde una posición pasiva y el mantenimiento de su belleza.
Objetivo:
Mostrar cómo la autoestima y las conductas asertivas dependen de los modelos sociales aprendidos y hacerse conscientes de ellos para afrontarlos y superarlos en caso de que no resulten positivos para las mujeres
Procedimiento:

-  Recordar tres de los cuentos principales que te explicaron cuando eras pequeña y que posteriormente has visto en películas, libros adaptados, cómics, etc. En la cultura occidental La Cenicienta, La Bella Durmiente del Bosque o Caperucita Roja son ejemplos con los que puedes trabajar.

-  Analizar la actitud de la chica protagonista ante las situaciones que la vida le presenta. ¿Cómo reacciona en cada ocasión? ¿Qué tipo de conducta exhibe? ¿Qué comportamiento predomina en su actuación, el agresivo, el pasivo o el asertivo?

-  Analizar las actitudes del resto de personajes femeninos que aparecen en el cuento: madrastras, brujas, hermanas… ¿Cómo reaccionan ante los conflictos?

-  Comparar estas actitudes con la de los personajes masculinos del cuento

-  Elaborar una ficha con las conclusiones de este ejercicio

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada