dilluns, 17 de maig de 2010

Las hijas de padres universitarios sacan mejores notas en todas las etapas La presencia de alumnos inmigrantes en un centro no influye en el rendimiento | El bachillerato es la única etapa educativa en la que chicos y chicas obtienen notas muy similares

Chica, de nacionalidad española y padres con estudios universitarios. Con este perfil, las posibilidades de triunfar en el terreno académico se multiplican. El estudio del Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo La educación postobligatoria en Catalunya: ejes de desigualdad en las trayectorias formativas más allá de la ESO analiza la influencia del sexo, el país de origen, la educación familiar o el tipo de instituto en los resultados y expectativas de los estudiantes catalanes. A través de una encuesta a casi 5.000 alumnos de 56 centros, se constata el impacto, que no determinismo, de la situación personal en cada etapa educativa. 

Las chicas mandan en la ESO. Sacan mejores notas –una ventaja de 0,3 puntos en una escala del 0 al 4 respecto a los chicos– y tienen 1,5 veces más posibilidades de obtener el título de ESO. Además, el número de alumnas que se interesa por seguir con el bachillerato tras acabar la ESO dobla el de sus compañeros varones. Esto hace que la presencia femenina crezca a medida que se sube de etapa educativa: si en cuarto de ESO las chicas representan el 49,8% de los estudiantes, en bachillerato son el 53,5%. En cuanto al país de procedencia, los estudiantes de nacionalidad española superan en 0,58 puntos las notas de los de origen extranjero y aprueban la secundaria en una proporción cuatro veces mayor. El desconocimiento de la lengua, tanto castellano como catalán, de la mayoría de los alumnos que llegan de fuera es la principal causa de esta desigualdad. Sin embargo, si los padres de un alumno, sea cual sea su procedencia, tienen estudios universitarios, su rendimiento escolar mejora, sus posibilidades de obtener el graduado se triplican.

En cambio, ser chico o chica apenas tiene influencia en los resultados académicos de los alumnos de bachillerato. Los autores del estudio explican que la "selección" que se produce de la ESO al bachillerato anula este factor. Todos los jóvenes que optan por esta etapa están, en general, por estudiar. Los otros factores de influencia también se relativizan. Los estudiantes de origen extranjero acaban el bachillerato con éxito en la misma proporción que los autóctonos.

En cuanto a la FP, en una escala del 1 al 10, la nota media de las chicas es 1,16 puntos superior a la de los chicos en la FP de grado superior. Ellas tienen 7,5 veces más posibilidades de obtener el título en esta etapa; en cambio, en el grado medio las notas y la graduación son prácticamente iguales en uno y otro sexo. Eso sí, las estudiantes se inclinan en mayor medida por dar el salto de la formación profesional de grado medio a la superior. El país de origen tiene un efecto escaso.

Los autores han dividido los institutos en función del porcentaje de alumnos inmigrantes y del nivel de formación de los padres de alumnos. Al contrario de lo que muchos creen, el hecho de que un instituto concentre un gran número de inmigrantes no hace que los estudiantes en general tengan peores notas. Es la educación de los progenitores el factor que en mayor medida marca el rendimiento de los alumnos.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100517/53928193892/las-hijas-de-padres-universitarios-sacan-mejores-notas-en-todas-las-etapas-eso.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada