dimarts, 2 de novembre de 2010

Trabajar fuera de casa, una fuente de salud... o no.



Más del 45 por ciento de las españolas trabaja dentro y fuera de casa. Sin embargo, la incorporación de la mujer al mercado laboral sigue sin traer consigo un reparto equitativo de las labores domésticas en todos los hogares. El último informe sobre Salud y Género del Ministerio de Sanidad y Consumo avala esta realidad: las mujeres están asumiendo la multiplicidad de roles y la doble o triple jornada laboral. Estos roles de ama de casa, cuidadora de las personas dependientes y trabajadora remunerada suponen una sobrecarga de funciones que tiene efectos perjudiciales en su salud.

Para Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer, es cierto que esta duplicidad de roles puede pasar factura desde algún punto de vista: quizá en la parte del insomnio y el cansancio generalizado. Sin embargo, el especialista asegura que la incorporación de la mujer al mundo laboral ha aportado importantes ventajas. "La idea de que la mujer en casa trabaja menos y acumula menos cansancio es real hasta cierto punto. Puede haber menos cansancio físico, pero más desgaste psíquico y eso condiciona una mayor cantidad de patologías, desde la obesidad, por el picoteo continuo, a la depresión o el alcoholismo, un problema oculto en muchas amas de casa", matiza el ginecólogo, que insiste en que, además, mantener una actividad intelectual juega un papel preventivo en muchas enfermedades.

Del 3 al 5 de marzo Madrid acoge el Encuentro Nacional de Medicina y Salud de la Mujer que organiza este instituto. Entre otros muchos temas, se analizará la realidad de la salud de la mujer española y, en particular, el absentismo laboral, que es mayor que en el hombre. "No lo ocupan grandes enfermedades, sino molestias como el síndrome premenstrual o las migrañas, a las que no se les presta atención porque no se consideran importantes, pero que explican las ausencias en el trabajo", añade Palacios.
 
El papel del entorno y, dentro de este, la influencia del mundo laboral, es importante en el estudio de las patologías desde una perspectiva de género, el gran hito en este campo en los últimos 15 años. Hay que profundizar en lo que diferencia a hombres y mujeres e investigar por qué las enfermedades afectan de manera distinta a ambos, apunta. En este sentido, el doctor incide en la importancia de considerar factores genéticos y ambientales. Respecto a los primeros, cita como ejemplo que por genética la mujer acumula más grasa que el hombre. Entre los factores ambientales que hacen que sea más vulnerable a ciertas patologías alude al trabajo: "la mujer está peor pagada, tiene más estrés, se siente más sometida y más agredida", puntualiza.

Hablar de salud de la mujer va más allá de la salud reproductiva. Queda mucho por saber para este especialista: hay que potenciar la investigación teniendo en cuenta que no es una paciente homogénea, sino que presenta grandes variaciones en función del momento del ciclo y en cada etapa de la vida.


   X Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer
Fuente: Esther Martín http://www.estarbien.com/articulo.asp?idart=404740&idcat=547&idcal=&vd=27/02/2009&vh=12/03/2009%2023:59:00&texto=mujer&filtro=yes

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada