dissabte, 18 de setembre de 2010

las hipotecas en españa se convirtieron en "una nueva forma de esclavitud" - no estamos hipotecando las viviendas; lo que realmente estamos hipotecando es la vida - duro documento contra el sector inmobiliario

miguel córdoba, profesor de economía financiera de la universidad ceu-san pablo, apunta en el documento "el problema de la vivienda. la necesidad de cambiar de modelo residencial español" que la hipoteca se ha constituido en los últimos años como "una nueva forma de esclavitud". córdoba señala que con las hipotecas "los bancos lograban amarrar a los compradores de pisos durante muchos años, les exigían que domiciliaran las nóminas en cuentas no remuneradas, que suscribieran seguros, cuyas primas cobraban sus compañías de seguros, etc"


Mediante la hipoteca, señala, "los sufridos españolitos de a pie pasaron de pagar su casa durante diez años, a pagarla durante veinte, durante treinta, durante cuarenta y hasta durante cincuenta años. En suma, las hipotecas acabarán de pagarlas los nietos de los primitivos firmantes"
córdoba apunta que en pleno siglo xxi muchos empleados españoles reciben un salario que en gran parte tienen que invertir "obligatoriamente  en  la  adquisición  de  una vivienda (no  la que  querrían, y donde querrían, sino  la que pueden encontrar en el lugar que pueden encontrar) asumiendo pagos  infinitos, a  los cuales no podrán hacer frente si suben los tipos de interés o si se quedan sin trabajo. En el  fondo, no estamos hipotecando  las viviendas;  lo que realmente estamos hipotecando es la vida de varias generaciones de españoles, e implícitamente estamos incumpliendo el articulado de la Constitución", recalca en un lenguaje muy claro, el profesor indica que "la mayoría de los males que aquejan a la hoy débil economía española han tenido su origen en el comportamiento de los precios de la vivienda y en el deseo casi enfermizo de los españoles de adquirir inmuebles a cualquier precio apalancándose a plazos inusitados con préstamos y créditos que probablemente no se podrán pagar"

"Todos somos conscientes de la frenética vorágine de recalificación de melonares y construcción de viviendas que se ha producido en España en la última década.
Cualquiera que hubiera heredado una huerta de la abuela en cualquier pueblo perdido de Dios creía que tenía oro entre las manos, y 'asesorado' por el concejal del pueblo y por el afán de enladrillar el país que tenían los constructores patrios, conseguía obtener pingües beneficios en medio de la orgía de hormigón en la que se transformó España, sobre todo entre los años 2003 y 2006", sentencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada