diumenge, 10 d’octubre de 2010

SALUD SEXUAL Vaginismo, un problema común. Asociación Española de Salud Sexual: www.salud-sexual.org


Tel: 902 120 088 Un amigo íntimo me contaba, cuando éramos los dos muy jóvenes, que cuando se acostaba con su novia nunca conseguía la penetración vaginal. Ella empezaba a quejarse y le molestaba hasta el punto de que tenía que abandonar. Él estaba muy frustrado pensando que no sabía hacerlo bien y ella tampoco lo pasaba bien y sentía que no lo podía evitar. Yo pensaba: ¿tendrá el pene demasiado grande? Me extrañaba, pero bueno. Cuando años después me dediqué a la salud sexual comprendí que lo que le pasaba a su novia es que tenía vaginismo, una disfunción sexual relativamente común.

El vaginismo es la imposibilidad de realizar la penetración del pene en la vagina debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. En algunos casos, las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, e incluso alcanzar el orgasmo siempre que no se produzca el coito.

La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas. La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor, experiencias traumáticas, violación, abusos sexuales, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, etc. Lo que tenía la novia de mi amigo era un vaginismo primario, que ocurre cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales o lograr cualquier tipo de penetración. Es más frecuente en adolescentes, pues es cuando en el mundo occidental la mujer intenta el uso de tampones, tener relaciones sexuales o cuando va al médico para una revisión ginecológica. Una mujer puede tener vaginismo y no darse cuenta de que lo tiene hasta el momento en que intenta tener una penetración vaginal.

También puede aparecer el vaginismo en una mujer que previamente ha sido capaz de lograr la penetración vaginal por causas físicas como infecciones vaginales o trauma durante el parto, o puede ser por motivos psicológicos.

Como hay una variedad de factores que pueden haber causado el vaginismo, ya sean físicos o psicológicos, o ambos, el tratamiento requerido depende de la razón por la cual la mujer desarrolló este problema. Como cada caso es diferente, es conveniente que la terapia sea individualizada. En general, además de la ayuda psicológica puede ser necesaria una terapia de desensibilización con dilataciones progresivas de la vagina. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada