dilluns, 7 de desembre de 2009

El sida tiene cara de mujer

"Las diferentes culturas sitúan, en mayor o menor grado, a las mujeres en posición subordinada y sin control sobre cómo experimentar el sexo.
• Un contexto social, económico y cultural, en que no se concede valor o se subestima a las mujeres y en el que sus derechos no se reconocen o apenas se visualizan, genera una baja autoestima en las mujeres, las vuelve más vulnerables y crea un caldo de cultivo para los abusos en contra de mujeres y niñas.
• La construcción de la masculinidad y el grado de poder y control de los hombres sobre las mujeres influye claramente en la vulnerabilidad de las mujeres al limitar la posibilidad de negociar un sexo seguro y consensuado.
• El desprecio de los derechos de la mujer en relación con su sexualidad. Muchas sociedades no reconocen el derecho de las mujeres a tener relaciones sexuales protegidas e incluso a rechazar propuestas sexuales. Enseñan a las niñas y mujeres que sus cuerpos son propiedad de los hombres y esperan que las mujeres sean pasivas e ignorantes en cuanto al sexo, dándole al hombre el control sobre la sexualidad.
• La permisividad cuando no el aplauso de las relaciones sexuales múltiples de los hombres, hace que el riesgo de infección de las mujeres, dependa casi exclusivamente del comportamiento sexual de sus parejas. Así muchas mujeres que viven con el VIH, están casadas y sólo han tenido un compañero sexual: su esposo. Por ejemplo en un estudio realizado en Chinandega, Nicaragua, las mujeres casadas tenían dos veces más probabilidades de estar infectadas que las prostitutas."

http://www.creacionpositiva.net/webs/V_Jornades/pdfs/ponencia_charo.pdf

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada