diumenge, 13 de desembre de 2009

Un total de 55 maltratadores están controlados con una pulsera de localización GPS

Un total de 55 maltratadores con orden de protección en vigor cuentan ya con un brazalete de localización GPS impuesto por un juez para velar por el cumplimiento de la medida cautelar y proteger a la víctima por su especial situación de riesgo, según explicó hoy el gerente de Telefónica y vocal de la UTE Telefónica-Securitas Direct, Carlos Martín.
   En total, los jueces españoles tienen a su disposición 3.000 de estos dispositivos, cuya implantación fue impulsada por los ministerios de Igualdad, Justicia e Interior, el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía y que entraron en vigor el pasado 23 de julio.
   Martín fue el anfitrión de una visita guiada al centro de monitorización y control nacional de estos dispositivos, localizado en Pozuelo de Alarcón (Madrid), a la que acudieron la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y sus homólogas de Francia, Nadine Moreno; Portugal, Elza Pais; Austria, Gabriele Heinisch-Hosek y Chile, Carmen Andrade tras la inauguración del Foro Juventud y Violencia de Género que se celebra estos días.
   Según explicó Martín, aunque la extensión de los brazaletes dependerá de la demanda de los jueces y las necesidades de las víctimas, el consorcio de empresas vaticina "un crecimiento importante" en los próximos meses ya que el número de instalaciones creció un 110% entre septiembre y octubre, y un 31% en noviembre.
   En cuanto a su funcionamiento, durante estos tres últimos meses han generado más de 230 alarmas que han conllevado activación de protocolos de respuesta por parte del centro de control, cuyos técnicos ponen en conocimiento de las fuerzas de seguridad la proximidad del agresor respecto de la víctima y llaman a ésta por teléfono para mantenerla acompañada mientras dura la operación.
   En la actualidad hay más de 150.000 dispositivos de este tipo monitorizados en todo el mundo que, según Martín, permiten "todo tipo de posibilidades" como la localización de áreas a las que el maltratador no puede acercarse y zonas de pre aviso en el entorno de las mismas para tener noticia de su proximidad antes de que viole la orden de alejamiento.
   "Es un sistema eficiente. Mejora la seguridad de la víctima y genera confianza para abordar su recuperación" señaló el vocal de la UTE, para incidir en que los objetivos con que fueron implantadas las pulseras "se están cumpliendo" porque las víctimas que lo utilizan "tienen certeza de tranquilidad y seguridad".
   No en vano, su funcionamiento ha despertado el interés de otros gobierno europeos. La secretaria de Estado para la Familia de Francia, Nadine Moreno, confirmó durante su intervención ante el Foro que el año que viene comenzarán a probar el sistema.
   Por su parte, la ministra federal austriaca para la Mujer y la Administración Pública, Gabriele Heinisch-Hosek, aseguró que "Austria irá en la dirección de la creación de ese dispositivo", porque "hay que conseguir que las víctimas de violencia de género también sean personas".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada