dimarts, 24 de maig de 2011

Campaña Ropa Limpia. Exige a Zara, H&M y Gap que presionen para que sus fábricas proveedoras readmitan a las 318 personas despedidas por secundar la huelga

Esta web ofrece mucha información sobre diferentes empresas dedicadas a moda textil.

Los más de 300 trabajadores y trabajadoras de Camboya que fueron despedidos por participar en la huelga por un incremento del salario mínimo en septiembre siguen en la calle. Su situación es ya insostenible. Zara, H&M y Gap se abastecen en casi todas las fábricas involucradas en los despidos y, por tanto, tienen un enorme poder de influencia sobre sus proveedores. ¡Ayúdanos a que tomen medidas!


Apoya con tu firma hoy a los 318 trabajadores y trabajadoras despedidos en Camboya por participar en una huelga en la que reclamaban cobrar salarios dignos. Cientos de miles de trabajadores/as salieron a la calle de manera masiva el pasado mes de septiembre para apoyar a los sindicatos en las negociaciones por un salario mínimo. Como represalia fueron despedidos de las fábricas de ropa donde trabajaban para grandes empresas internacionales como Zara (grupo Inditex), H&M y Gap. Desde entonces, los esfuerzos para conseguir que sean readmitidos no han tenido éxito pese a la orden judicial que conmina a la readmisión de los trabajadores y pese a los mensajes lanzados por el Gobierno de Camboya para que se les permita volver a sus puestos de trabajo.

Represalias de los dueños de las fábricas
Estos trabajadores y trabajadoras, muchos de los cuales son líderes sindicales, han estado luchando por su readmisión desde que se les impidió regresar a trabajar el 18 de septiembre de 2010. Los despidos y las suspensiones de contrato y sueldo son parte de las represalias adoptadas por los dueños de las fábricas hacia los trabajadores que participaron en la huelga nacional para exigir un salario mínimo mensual de 93 dólares. Según los cálculos de los sindicatos y de las organizaciones de defensa de los derechos laborales de Camboya, ese sería considerado como el salario mínimo vital o salario digno (un salario suficiente para cubrir sus necesidades básicas y la de sus familias y que aporta unos mínimos ingresos discrecionales). 

Antecedentes
La huelga duró tres días, desde el 13 de septiembre al 16 de septiembre de 2010 y recibió el apoyo masivo de lo/as trabajadore/as: sólo en el último día más de 200.000 trabajadores de 90 fábricas se unieron a la protesta. Los sindicatos pusieron fin a la huelga después de que el Ministerio de Asuntos Sociales solicitase una reunión con los dirigentes sindicales para discutir sus reivindicaciones. Fue entonces cuando los/as trabajadores/as decidieron regresar a sus puestos en las fábricas. Sin embargo, cuando llegaron a trabajar se encontraron con despidos masivos de miembros del sindicato y decenas de denuncias presentadas contra los líderes sindicales.

¿Qué dice el gobierno de Camboya?
Estas medidas contravienen la Constitución de Camboya y la legislación laboral y violan los convenios de la Organización Internacional del Trabajo sobre libertad sindical y negociación colectiva. El gobierno de Camboya respondió instando a los empresarios a retirar los cargos judiciales y pidiéndoles que vuelvan a la mesa de negociación. Asimismo, declaró que no permitiría despedidos de trabajadores/as.

¿Qué dicen los tribunales de Camboya?
A principios de octubre, los tribunales dictaron una sentencia en la que urgían a los empresarios a readmitir a los trabajadores despedidos y a los suspendidos de empleo en un plazo de 48 horas. Los empresarios apelaron la sentencia y muchos se han negado a cumplir con los requerimientos del gobierno y los tribunales al no readmitir a lo/as trabajadore/as.

Reacción de las empresas internacionales
Desde que se produjeron los despidos, la Campaña Ropa Limpia internacional (Clean Clothes Campaign) se ha puesto en contacto con las principales multinacionales que producen su ropa en dichas fábricas para informar del conflicto y para pedir la readmisión inmediata e incondicional de los y las trabajadoras despedidas así como que los empleadores se sienten a negociar de buen fe con los sindicatos.

Aunque algunas marcas internacionales han dado algunos pasos para contribuir a resolver esta situación, sus acciones han sido claramente insuficientes para tener un impacto real sobre el terreno. Zara, H&M y Gap deben intensificar sus esfuerzos urgentemente para poner fin a la insostenible situación por la que atraviesan lo/as trabajadore/as por el mero hecho de ejercer legalmente su legítimo derecho a la huelga.

Los gigantes europeos de moda low-cost, H&M y Zara, están entre las empresas con mayores pedidos de ropa de Camboya. La estadounidense Gap no se queda atrás; en una de sus fábricas proveedoras 18 trabajadores siguen en la calle. Además, la fábrica “United Apparel” que también produce para Gap está involucrada en un caso grave de violación de derechos humanos contra un sindicalista, el Sr. Sous Chantha (para más información: www.ropalimpia.org/casoSousChantha)

¡Exige a Zara, H&M y Gap que protejan los derechos de los trabajadores y trabajadoras que fabrican la ropa que inunda los escaparates de nuestras ciudades!

Escribe tu propia carta a Zara, H&M y Gap o firma la que te proponemos desde la Campaña Ropa Limpia.
Fuente: http://www.ropalimpia.org/
http://www.ropalimpia.org/accion.php?idc=20&ida=62&idi=es

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada