dilluns, 9 de maig de 2011

Flex Día 16 – Maternidad Slow


Domingo día 16 de esta encamada.
Nos levantamos tarde y sucede que se nos pone en marcha el “chip” dominguero. El día anterior fue intenso. La plática que tuvimos con Angel y Jorge nos dejó con algunas reflexiones dando vueltas y al final no dormimos hasta tarde. Es un gusto poder quedarse en la cama por la mañana, sin más!!
Salimos al balcón y pudimos sentir a través de todos los sentidos el día tan maravilloso que hacía! Olía a primavera, a paseo, a parque y a relax.
Pero para nosotros nada de parque ni de paseo, nos quedamos en la cama, ya bien vestidos y desayunados, para recibir a Cristina, la abuela de Iván. Una de las visitas más especiales que hemos tenido durante estos días :) A sus 80 años, tiene 8 hijos y 16 nietos. Nos contó cómo fue su experiencia como madre, cuando se paría en casa y no habían avances tecnológicos ni tampoco anticonceptivos. Desde luego, en esos tiempos la mujer no tenía muchas posibilidades donde elegir. Cristina es una mujer que ha dedicado la mayor parte de su vida a criar a sus hijos y cuidar de su familia. Y cuando esa fase culminó, ha seguido viviendo intensamente, estudiando en la universidad y disfrutando de su tiempo y de las cosas que le gustan, como la ópera y dar paseos.
Estuvimos charlando muy a gusto con ella; antes de irse nos dejó unos flanes que nos comimos más tarde, ya de noche, y que hicieron que nos derritiéramos de lo ricos que estaban! Gracias abuela Cristina!!!
Justo a la hora del apreritivo (dominguero) nos llamó Iñaki Berazaluce, un buen amigo que nos contó como había sido su hermosa mañana de paseo y yoga al aire libre. Qué suerte poder salir a disfrutar de un día como hoy!! !! Aunque también es una suerte poder cumplir con este acto de reivindicación… la causa merece la pena.
Invitamos a Iñaki a la cama, y cuando llegó abrimos una botella de vino y comimos una pasta fresca con bonito y salsa de soja… fácil, rápido y sabroso. Fue un rato delicioso, ya que charlar con Iñaki es siempre una aventura muy estimulante, y además se puede hablar de TODO con él. Es una gozada. Gracias por la visita! ojalá que se repita pronto y vengas con Mónica!
Más tarde, sin siesta pero relajados, recibimos a Liliana Rivera, maestra de Yoga Dinámico y madre, Valeria la bebé de Lili, y a Virginia Ruipérez, Miembro de la Sociedad Europea de Medicina Naturista Clásica y capacitada por la Facultad de Medicina, y madre. Fue muy estimulante escuchar su opinión, basada en su propia viviencia y experiencia.
Nos contaron cómo había sido el parto para ellas y por qué eligieron hacerlo en casa. Tanto para Liliana como para Virginia, elegir un parto natural es la mejor decisión que pudieron hacer, ya que en su experiencia sólo encontraron ventajas.
No decimos que lo correcto sea parir en casa o de una determinada manera. Lo que sí es importante es que toda mujer pueda elegir parir como más a gusto y segura se sienta. Y definitivamente, es un hecho que en la mayoría de los hospitales españoles no se invita a vivir el parto como una experiencia especial e importante. El hospital es un lugar al que vas cuando estás enfermo, empezando por ahí… Es sabido que las condiciones en las que se pare en los hospitales (en general) no cumplen con los requisitos necesarios para un parto digno para la mujer, y sobre todo para el niño. Virginia nos explicó que históricamente los partos se han manipulado para crear personas sumisas o violentas, dependiendo de las necesidades del momento de la historia. Hasta qué punto las condiciones actuales aportan calor y contención a los recién nacidos. Dejamos abierta esta cuestión, por si alguien queire aportarcon su experiencia.
Nos extendimos mucho sobre este tema, y sobre todo cuando Virginia nos contó a qué se dedica. Como terapeuta de medicina naturista, Virginia ayuda a parejas a quedarse embarazados, a cuidar el embarazo, parto y postparto, a preparar la concepción… Además de otras muchas cosas relacionadas con la salud, la alimentación, los hábitos. Podeis encontrar toda la información en su web, es verdad una suerte poder acceder a tanta información con personas como Virginia, ya que lo primero que debe haber para que una mujer sea libre de elegir, es una correcta y completa información.


Virginia, como especialista en medicina natural, maternidad, fertilidad y nutrición explicó que en ocasiones las mujeres tienen dificultad para quedarse embarazadas. El organismo funciona como una totalidad, y si nuestros centros hormonales principales como la hipófisis regristran continuos estados de alerta, las condiciones para concebir no se dan. Un ejemplo de esto es que los condenados a muerte en Estados Unidos producen a penas espermatozoides, ya que su organismo registra una constante señal estresante. Es un ejemplo extremo, pero en otra escala nos acerca a la realidad que vivimos hoy en día con respecto al embarazo. Nuestro cuerpo genera de alguna manera un sistema de control de natalidad sabio y endógeno.
Además del estrés, la no disponibilidad emocional para dar a luz y criar a un hijo puede ser otro obstáculo a la hora de concebir. Y la sociedad, el sistema, tal y como están dispuestos no estimulan esta la disponibilidad. Incluso todo lo contrario, pues maternidad y vida occidental parecen no encontrarse. Al final, las mujeres vivimos una especie de estado esquizoide o de división interna; por un lado vivimos lo que pide el cuerpo, “estamos hechas para concebir”, y por otro lado nos llega lo que pide el mundo, exigencia, productividad, etc
Sea como sea, cada mujer ha de tomar su propia decisión. Se decida o no ser madre, una cosa parece cierta: el embarazo y crianza son experiencias slow, porque nos hacen estar presentes en el aquí y ahora por completo.
Un poquito màs tarde llegó Eva a nuestra cama. Ella es Doula a demás de profesora de yoga. Acompaña en las gestaciones, embarazos y postpartos, y dirige grupos de yoga para embarazadas y también de yoga para mamás y bebés. Podeis contactarla en su web.
Eva nos aclaró que lo que se defiende no es tanto un parto natural, sino más bien un parto fisiológico respetado. De forma que la experiencia del parto sea digna y valorada y no se pierda, ya sea hecho en casa de forma natural o en hospital.
Ella también está de acuerdo con la importancia que tiene el que la mujer se informe, ya que al rededor de esta experiencia hay muchos miedos, prejuicios y confusión. La labor de una doula es apoyar además de informar.

No hay que olvidar que durante el embarazo la protagonista es la madre, y muchas veces la mujer no encuentra un lugar donde sentirse en compañía y escuchada. Por eso, las actividades en grupo son especialmente provechosas, ya que las embarazadas encuentran un lugar para expresarse y disfrutar plenamente de su estado.
En el momento del parto, la madre es importante, pero el protagonismo pasa a estar en el bebé, y de eso sí que se olvidan las técnicas “tradicionales”, ya que no es solo que la madre no encuentre un espacio cálido donde vivir este momento, sin presiones y sin estrés, sino que además se corta el vínculo entre mamà y bebè.
El parto es slow, la naturaleza es slow, y si no reconocemos y respetamos esto estamos poniendo en juego un parte muy importante de nuestro futuro. Para que esto no ocurra, es vital que la mujer tome las riendas de su parto, y tome también las riendas de su vida.
Una Doula es una figura de aopoyo emocional en este proceso. Hablando con Eva sobre el coste de un parto digno, nos dijo que salía al rededor de dos mil euros; no es tanto dinero y si una inversión de algo muy importante y especial para ambos, mamá y bebé.
Seguimos charlando con Eva un largo rato, de todo estos temas y también de otros, como el uso de la píldora anticonceptiva, los tampones, etc. Muy interesante!!!
Aquí podéis ver la entrevista en directo.
Después de cenar vimos un capítulo de una serie, y cuando nos quisimos dar cuenta ya eran las 12, hora de dormir!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada