dilluns, 9 de maig de 2011

Las otras maternidades En el África subsahariana y Afganistán, una de cada 30 mujeres pierde la vida por el parto | La calidad de vida de los niños depende de la salud y bienestar de las madres | En Noruega, el 100% de los partos son atendidos; en Afganistán, el 14%

Mientras en Escandinavia el debate se centra en si se amplía el permiso del padre de dos a tres meses para que se involucre en la crianza de sus hijos, en otras partes del mundo, el debate se centra en evitar que los niños consigan sobrevivir el primer año y, como segunda meta, que alcance los cinco. En cuanto a la mujer, el objetivo es que consiga vivir para ver a su recién nacido entre sus brazos. Porque de no hacerlo, las posibilidades de que el bebé sobreviva son mínimas.
Es la cara y la cruz del mundo actual que, a pesar de lo que muchos digan, no tiene justificación alguna. Una de las organizaciones que están empeñadas en demostrar la necesidad de luchar contra la división del mundo entre los que tienen y los que no tienen es Save the Children, que entre sus múltiples actividades, cada año realiza un ránking sobre los países mejores para ser madre que, pese a lo que muchos puedan creer, lo que intenta es demostrar las injusticias sociales que se producen en los países que no están a la cabeza del mismo, es decir, la mayoría.
¿Por qué Save the Children se centra en su estudio en la madre? Porque sus más de 75 años de experiencia les ha enseñado que la calidad de vida de los niños y las niñas dependen de la salud, seguridad y bienestar de las madres. “Facilitando a las madres el acceso a la educación, oportunidades de desarrollo económico y atención sanitaria materno-infantil se incrementa las posibilidades de sobrevivir y prosperar tanto de las madres como de los hijos”, señala el estudio.
Así, mientras en los países a la cabeza de la lista (los escandinavos, Australia, Nueva Zelanda, Bélgica, Países Bajos, Francia, Alemania y España) casi el 100% de los partos son atendidos por personal cualificado, en los países que se sitúan a la cola (República Centroafricana, Sudán, Mali, Eritrea, República Democrática del Congo, Chad, Yemen, Guinea Bissau, Níger y Afganistán) ese porcentaje no llega ni a la mitad. De ahí que una de cada 30 mujeres pierda la vida por cuestiones relacionadas con el parto y que uno de cada seis niños muera antes de cumplir los cinco años. O que uno de cada tres sufra desnutrición. Además,Nueve de cada diez mujeres corren el riesgo de perder al menos a uno de sus hijos durante su vida.
Más datos: mientras en Noruega (el primer país de la lista) hay personal cualificado en todos los partos, en Afganistán (el último), sólo cubre el 14% de los alumbramientos. Mientras una mujer noruega recibe una media de 18 años de educación formal, una afgana recibirá menos de cinco. Mientras una noruega vivirá 83 años, la afgana no llegará siquiera a los 45. Mientras....

Suecia, ¿el palo o la zanahoria?

El debate sobre la necesidad de ampliar más el tiempo de permiso reservado al hombre y no transferible a la mujer es intenso en todos los países nórdicos. En Noruega pasará de durar dos meses y medio a tres a partir de julio. El Gobierno sueco, en cambio, ha preferido optar por el método de los incentivos al aprobar un sistema que bonifica económicamente a las parejas que decidan libremente dividirse entre los dos el total de meses de permiso. Por el momento, los estudiosos destacan que esta medida todavía no ha tenido grandes resultados. Por un lado, “el bonus es demasiado bajo”, señala la estudiosa sueca Ann-Zofie Duvander. Además, el sistema es demasiado complicado, lo que hace que algunos padres se echen para atrás. En tercer lugar, la población no está “bien informada”, añade Duvander. El Ejecutivo ha reconocido sus errores y ha anunciado que simplificará el proceso.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada