dilluns, 23 de maig de 2011

La banca y el ejército español se dan la mano en la Academia General Militar . Emilio Botín, arenga a centenares de "caballeros y damas cadetes" equiparando los valores que se transmiten en la institución militar a los que él imprimió al Banco Santander


Botín dice en la Academia General Militar que "para ganar hay que tener voluntad de vencer"
El presidente del Banco Santander Central Hispano (BCSH), Emilio Botín, ha afirmado este miércoles que "para ganar hay que tener voluntad de vencer". Botín ha protagonizado la primera jornada organizada por la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza sobre el tema ’El Centro Universitario de la Defensa (CUD) en la sociedad’.
Emilio Botín ha dictado una conferencia ante centenares de caballeros y damas cadetes de la Academia, donde ha equiparado los valores que se transmiten en la institución militar a los que él imprimió al Banco Santander (BS) en la década de los años 80 del siglo XX, cuando decidió convertir la entidad en una de las primeras del mundo.
Ha afirmado que "los competidores no han podido seguirnos" durante décadas por la cuidada planificación de las operaciones de expansión del Santander, que comenzó el 1 de enero de 1986, cuando el entonces presidente del Gobierno de España, Felipe González, firmó el ingreso del país en la Comunidad Económica Europea (CEE), hoy Unión Europea (UE).
Entonces, "el Banco Santander (BS) decidió ser un banco líder en el mundo y diseñó una estrategia basada en ser fuertes en España para ser fuertes fuera" y conseguir ser los primeros en Iberoamérica y Europa.
El Banco contaba con varias fortalezas, como la red profesional desplegada en España, acostumbrada a "afrontar las batallas más duras", y la decisión de no asumir "riesgos excesivos". Botín introdujo una novedad, que consistiró en sacar a la calle a los empleados para buscar clientes.
El Santander creó "la Supercuenta" en 1989, cuando el tipo de interés oficial estaba en el 14 por ciento, las cuentas corrientes se bonificaban con un interés del uno por ciento. La supercuenta empezó a pagar un 11 por ciento de interés, lo que aumentó exponencialmente el número de clientes.
Emilio Botín lanzó en aquel año una potente campaña de publicidad y renovó la imagen de las oficinas. También empezaron a utilizar el color rojo como símbolo de liderazgo. El Santander dobló su cuota de mercado.
En 1994 el Banco Santander pujó por la compra de Banesto, el banco que dirigió Mario Conde, cuya gestión derivó en la intervención de la entidad bancaria por parte del Banco de España y el procesamiento del entonces modelo de triunfador.
Posteriormente, en 1999 el Santander se fusionó con el Banco Central Hispano para formar el BCSH, situándose en el ranking mundial de bancos y poniendo "el listón muy alto" para las entidades bancarias que quisieran competir en España.
Para convertir al Santander en líder en Europa e Iberoamérica, Botín ha explicado que se concentró en pocos países "conociendo muy bien el terreno", aprovechó la tecnología e hizo rentables entidades bancarias locales a las que el Santander pudiera aportar valor añadido.
A día de hoy, el Santander ha invertido en Brasil 27.000 millones de dólares y es el primer banco privado, con 3.700 oficinas, ha explicado Botín, quien ha alabado la virtud de la prudencia al explicar que el grupo financiero se retiró de Venezuela y Bolivia cuando ambos países iniciaron su cambio hacia el socialismo revolucionario. "Somos capaces de reconocer al general invierno", ha dicho.
Respecto a su presencia en Europa, Emilio Botín ha afirmado que el Santander es el cuarto banco del país en Alemania y también ha invertido en Suecia y en Polonia, donde es el banco más rentable. "Hemos podido alcanzar con éxito el objetivo que nos marcamos en 1986", ya que es el banco europeo más potente de los mercados financieros de todo el planeta, ha señalado.
Según Botín, el Santander "nunca" hubiera conseguido estos objetivos sin mantener sus valores, como dar la máxima atención a los clientes y accionistas, tener "una sólida retaguardia" para resistir "los asedios más fuertes". Otros criterios que ha aplicado Botín para expandir el grupo son el compromiso con las comunidades autónomas en las que el Santander está presente y el apoyo a la educación superior.
La "alianza" con la universidad permite abordar la internacionalización y la transferencia de conocimiento a la sociedad, ha dicho.
Botín ha recordado su colaboración con las universidades españolas, a través de Universia (www.universia.es), un programa de apoyo a los alumnos de Educación superior. En el caso de la Universidad de Zaragoza (UZ), el Santander ha concedido 100 becas para otros tantes estudiantes.
Un centro puntero
Botín ha aplaudido que España cuente con unas Fuerzas Armadas "modernas" y se ha dirigido a los futuros oficiales para decirles que sabrán hacer su trabajo "con sinceridad y valentía", en defensa de "todos los españoles".
El líder financiero ha recordado la "larga tradición" docente de la AGM y ha dicho que las Fuerzas Armadas Españolas son "comprometidas" gracias, en parte, a "un centro puntero" como la Academia, que ofrece una formación de calidad y forma a sus cadetes "en condiciones de máxima presión".
El general director de la Academia, Francisco José Gan, ha explicado que el CUD aporta a los caballeros y damas cadetes "una formación científica y técnica que el alumno necesita" para desempeñar su tarea en "escenarios complejos, cambiantes, lejanso, multinacionales" en los que contribuirá a "la paz y la seguridad nacional".
El director del CUD y catedrático de Física de la Universidad de Zaragoza (UZ), Antonio Elipe, ha afirmado que "la formación de nuestros jóvenes es de capital importancia", ya que en pocos años "asumirán el relevo de nuestra generación" y deberán trabajar por una sociedad, la española, "más avanzada".
Elipe ha dicho que "la gran profesionalidad de nuestros oficiales ha sido contrastada" en múltiples acciones internacionales y ha comentado que del mismo modo que las grandes universidades deben adaptarse a los cambios de la sociedad, también debe hacerlo la Academia. El veterano docente ha recordado la creación del Centro Universitario de la Defensa (CUD), creado por Ley por la ministra de Defensa, Carme Chacón, que en el caso de la AGM imparte la titulación civil de ingeniería de organización industrial.
El director del CUD ha proseguido afirmando que el CUD no es un "milagro", sino que se basa en el trabajo de los docentes, "con amplia excelencia y elevado nivel investigador".
Es preciso "formar en valores morales" a los futuros oficiales del Ejército español, ha considerado Antonio Elipe, quien se ha dirigido a los caballeros y damas cadetes para decirles que sus futuros subordinados esperarán de cada uno "que sea un auténtico líder", hasta el punto de que confiarán sus vidas en los que hoy son estudiantes de la AGM.
El director del CUD ha dicho de Emilio Botín que "es un auténtico líder en el mundo financiero" y ha recordado que el BSCH es el tercer grupo bancario de Latinoamérica y el primero de la Unión Europea (UE).


La banca y el ejército español se dan la mano en la Academia General Militar

12 de mayo 18:20
En una conferencia en la Academia General Militar
Botín resalta a Sun Tzu y la estrategia militar como guías en su gestión del Santander
(Infodefensa.com) Zaragoza - El presidente del Santander, Emilio Botín, aseguró en una conferencia en la Academia General Militar que el banco español se rige hoy por los mismos “principios” y valores que las Fuerzas Armadas y, en este sentido, afirmó que es vital la planificació y que toda las “ofensivas sean aplastantes”.
En una comparencencia ante los cadetes de la Academia, Botín reconoció que admira las estrategias militares descritas por Sun Tzu en El Arte de la Guerra -uno de los libros de cabecera del presidente de Santander- , y recordó su pasión por el Ejército, según recoge el diario económico Expansión y otros medios locales
El presidente del Santander repasó la historia de la banca y del grupo, comparando sus movimientos, en el pasado y presente, con los que realiza cualquier Ejército. “Las operaciones planificadas” del Santander han impedido que “los competidores puedan seguirnos”, indicó, a la vez que resaltó la importancia de saber retirarse a tiempo.
Claves del éxito
En su intervemción en el Centro Universitario de la Defensa de Zaragoza (CUD) que celebró su primera jornada, con el lema “El CUD en la Sociedad”, en la Academia General Militar, el presidente destacó como un momento clave el año 1986, “cuando España entró en la Unión Europea. Nos fijamos un objetivo claro: Ser el primer banco comercial del mundo. Entonces éramos el séptimo de España”. Para conseguirlo, debíamos analizar “los puntos fuertes y diseñar la estrategia”, señaló.
En este sentido, Botín dijo que el Santander materializó un plan por fases: “ser fuerte en España, convertirse en el primer banco de Iberoamérica y ser el primero de Europa”. Los medios que tenía el banco eran sus dos “grandes fortalezas: el mejor ejército(nuestros empleados)” y un modelo de negocio “que prestaba especial atención a la prudencia en riesgos”.
También consideró como importante ir con sigilio. Santander, dijo, realizó movimientos tácticos en cada una de estas fases, como el lanzamiento de la Supercuenta, en 1989. Fue “la mayor revolución financiera en la historia del mercado bancario” y se desarrolló “con el máximo sigilo”. El banco empezó a pagar un interés del 11% en las cuentas corrientes, frente al 1% del resto del sector. “Introdujimos la competencia en la médula del sector”, señaló Botín.
El lanzamiento de este producto, agregó el banquero, “no estaba exento de riesgos. Para afrontarlos, planificamos los detalles, revisamos la intendencia y la retaguardia que exigía la operación (altos niveles de capital y adecuada rentabilidad)”. Además, el banco “analizó las posibles respuestas de los adversarios”. Una vez tomada la decisión, “teníamos claro que la ofensiva debía ser aplastante, cuidadando todos los flancos y sin dejar nada al azar”. Botín afirmó que los resultados “de las maniobras” no pudieron ser mejores: “la competencia tardó seis meses en reaccionar. Santander duplicó su cuota de mercado”.
Quere vencer
El presidente del banco cree que es fundamental tener muy claro que “para ganar hay que tener voluntad de vencer”. El banco Santander aplicó esta estrategia en 1994, cuando pujó por Banesto. “Ofrecimos 762 pesetas por acción de Banesto, casi cien más que la mejor oferta de nuestros competidores”, señaló. Después, siguió la fusión con Central Hispano, en 1999. “Desde entonces hasta hoy no nos hemos desviado del objetivo” y los “competidores no han podido seguirnos”.
Por último, Botín consieró también vital “retirarse a tiempo”, decisión que el banco tomó al salir de mercados como Venezuela y Bolivia. “Reconocimos a tiempo al general invierno y retiramos nuestras tropas”. En su opinión, Santander logró su objetivo: “es el tercer banco del mundo por resultados, el primero de la zona euro por capitalización y la mayor red de banca comercial internacional”.


la

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada