dilluns, 7 de desembre de 2009

sello hermanas Mirabal



 

25 DE NOVIEMBRE - Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer
El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, invitando a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a organizar en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. La fecha fue elegida en memoria del brutal asesinato en 1961 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden de uno de los más sanguinarios jefes de Estado del siglo XX, Rafael Trujillo.

A lo largo de la historia, la dominación del sexo femenino por parte del masculino ha sido una constante. En muchas sociedades, como la nuestra, las mujeres eran consideradas como propiedad, y su rol de género no era otro que el de servir a los hombres. En Estados Unidos, el derecho legal de los hombres de castigar físicamente a una esposa considerada desleal, fue anulado recién en la década de 1870, y en Inglaterra, los hombres gozaban de un derecho similar hasta 1891. A más de un siglo de estas primeras resoluciones, la situación de violencia que sufre la mujer en muchos lugares del mundo, incluyendo a los países ricos del primer mundo, está lejos de haberse resuelto. Amnistía Internacional ha denunciado que al menos 36 países mantienen todavía leyes que discriminan y desprotegen a la mujer.

La violencia doméstica
 Manifestante por la no violencia contra la mujer
Fuente: Instituto Interamericano de Derechos humanos


La forma más común de violencia contra la mujer es la violencia sufrida en el entorno familiar, practicada por esposos, novios u otras relaciones cercanas. Las formas de la violencia doméstica contra la mujer incluyen la agresión física, el abuso psicológico, la relación sexual forzada y otras formas de sometimiento sexual, y la manipulación y control de la vida en general de la mujer. Según un informe de las Naciones Unidas, en la década de 1990, en Canadá, uno de los países más avanzados del mundo en muchos aspectos, una de cada tres mujeres habían sufrido este tipo de violencia al menos una vez durante su vida. En la India, este porcentaje llega al 70%, y en Pakistán al 90%.

¿Qué podemos hacer?

Directamente, todos podemos ayudar a poner freno a la violencia contra la mujer. Podemos resguardar a las víctimas, poniéndonos siempre de su lado y ofreciéndoles protección, más allá de cualquier argumento, cuando una mujer ha sido sometida a alguna forma de violencia en su entorno familiar. Indirectamente, el Estado nacional necesita elaborar programas de educación para prevenir la violencia, que deben implementarse desde edad temprana, en las escuelas, tanto como volcarse en las comunidades adultas. Paralelamente, en muchos países del mundo resulta imperioso reformar el estatuto legal de la violencia doméstica, ubicándola como una práctica criminal, punible por la ley. Pero estas reformas deben ser acompañadas por programas que permitan el tratamiento psicológico de los perpetradores de la violencia, ya que ha quedado demostrado que la imposición de medidas legales no es suficiente para prevenirla.


Una ilustración de la primera mitad del siglo XIX, en la que puede observarse a un hombre castigando físicamente a un niño, y a otro a una mujer. En la leyenda se lee “Quien ama bien, castiga bien”.

fuente: http://www.educared.org.ar/biblioteca/calendario/fechas/11/11_25.ASP

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada