divendres, 8 de gener de 2010

Cantón lleno



Dicen que lo que no mata, fortalece, y nunca fue tan cierto como hoy. Desde 1979, debido al problema de superpoblación, en China está prohibido tener un segundo hijo. Es por esto, que muchas parejas de clase media y baja, ante la escalofriante idea de traer al mundo a una costosa hija que no pueda trabajar en la granja, mantenerlos en la vejez, o conservar el apellido de la familia, recurren al aborto selectivo o al infanticidio.
Sin embargo, quienes recurrieron a estos métodos para conseguir un ansiado hijo trabajador hicieron mal la tarea y tendrán que tragarse su misógino orgullo paternal. Las estadísticas dicen que hoy, cada 300 hombres solteros, hay sólo 10 mujeres, que por otro lado, no piensan casarse con pobretones y vulgares granjeros. Concientes de esta novedosa oferta, las chinas eligen sólo herederos o ejecutivos, y ni siquiera aquellas que son feas o poseen alguna discapacidad contemplan conocer un hombre de clase baja.
Irónicamente, la injusticia que las condenó en el pasado, hoy las vuelve poderosas, y los mismos idiotas que las negaron cuando niñas son ahora quienes sufren las consecuencias de su propia ignorancia. Gracias a sus precarios crímenes machistas, verán su apellido morir en la soltería de su único vástago.
Si bien sé que esta tragedia no traerá más que desgracias, quiero pensar que todas las generaciones de hermanas relegadas, esposas humilladas e hijas repelidas aceptaron mansamente su destino porque, a diferencia de sus rudimentarios maridos, ellas ya habían sacado esta cuenta.
Fuente: http://bestiaria.blogspot.com/search/label/Mujeres%20realeshttp://bestiaria.blogspot.com/search/label/Mujeres%20reales

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada