divendres, 8 de gener de 2010

Los cuentos no sexistas de 'Tarzana' y 'Ceniciento', con dinero público



El Gobierno de Cantabria, a través de su Instituto de la Mujer, repartirá en los próximos días la adaptación 'no sexista' de dos clásicos de la literatura infantil: 'Tarzana' y 'Ceniciento'. En el primero se cuenta la historia de la hija de Tarzán y en el segundo se presenta a un empleado del hogar, encadenado a la fregona, que sueña con dejar de lavar platos y conocer a una princesa.
La última 'ocurrencia' de los paladines de la igualdad no ha sido capaz ni de proponer modelos propios para los niños. Su imaginación tan sólo llega a reescribir algunos cuentos que han hecho historia, no para crearlos. Y el problema es que este tipo de gracias las tenemos que pagar todos los contribuyentes con dinero público.
Según cuenta la responsable de la Dirección General de Asuntos Europeos y de la Dirección General de la Juventud de Cantabria en el Diario Montañés se trata de promover un ocio y un tiempo libre con valores de "igualdad, solidaridad, integridad y hábitos saludables".
A ver cuánto tardan en editar:
- Caperucito el rojo.
- Blanconieves y las siete personas de estatura reducida.
- La soldadita de plomo.
- El bello y la persona de aspecto no ordinario.
- La gata con botas.
- Las tres cerditas... con distintos modelos de sexualidad.
Para entender mejor dónde nos lleva esta pseudocultura 'progre', merece la pena leer un extracto de 'Caperucita roja', de los 'Cuentos políticamente correctos' de James Finn Garner:
"Erase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, atención, sino porque ello representaba un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad. Además, su abuela no estaba enferma; antes bien, gozaba de completa salud física y mental y era perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que era. Así, Caperucita Roja cogió su cesta y emprendió el camino a través del bosque..."
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada