divendres, 8 de gener de 2010

The elephant y Elizabeth Siddal



Dante Gabriel Rosetti se casó muy joven con una de sus modelos, una delicada pelirroja llamada Elizabeth Siddal; y poco tiempo después, confirmó lo que él ya sabría: que era una mujer de constitución enfermiza.
Tan enamorado estaba Rosetti de su mujer que la pintó varias veces: como la Reina Negra, María Magdalena o algún personaje griego. Durante su luna de miel, también pintó una tela muy extraña, titulada "How they met themselves", acerca de una pareja de amantes que se encuentran consigo mismos en el crepúsculo de un bosque.
Pero pasado un tiempo, el poeta tuvo más modelos y se enamoró perdidamente de otra: "the elephant", una robusta mujer blanca, también de cabello colorado, que de alguna manera representaba el anverso de su frágil esposa.
Una noche, Swinburne fue a cenar a su casa y Rosetti le pidió que lo acompañe a dictar una clase. Se despidieron de Elizabeth y se marcharon, pero al doblar la esquina, Rosetti le confesó a su amigo que no tenía compromiso alguno, que en realidad iba a ver al "elefante".
Rosetti se quedó hasta muy tarde con su amante y cuando volvió, la casa estaba en penumbras. Su mujer se había excedido en la dósis de cloral que solía tomar para el insomnio y estaba muerta. Rosetti comprendió inmediatamente que ella sabía toda la historia y se había suicidado.
En el entierro, aprovechó una distracción de sus amigos para hacer un sacrificio: sobre el pecho de su esposa muerta, dejó el manuscrito de los sonetos que se reunirían luego bajo el título The house of life.
Inmediatamente después, Rosetti rompió su relación con "the elephant" y se recluyó en una quinta para dedicarse a la poesía y la pintura. Vivió muy retirado y casi no recibía visitas, hasta que sus amigos lo citaron y le exigieron que desenterrase el manuscrito. A pesar de su negativa inicial, finalmente el poeta cedió y esos sonetos se publicaron, determinando su gloria posterior.
En 1872 Rosetti muere en su quinta, una especie de zoo exótico que incluía canguros y otras especies. Según anticipaba en su cuadro, repetía el suicidio de su mujer: se había hecho aficionado al cloral, y muere también por una sobredosis.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada