dimecres, 6 de gener de 2010

MITOS Y PREJUICIOS SOBRE LA REGLA FEMENINA - Shere Hite.

El País Semanal, 21 de Septiembre de 2003
Shere HiteCreen que las mujeres de los tiempos prehistóricos recorrían los bosques protegidas con compresas o tampones?. ¿O iban en libertad, exhibiendo sin miedo (tal vez con orgullo o, al menos, naturalidad), cada mes, la sangre roja que goteaba de sus vulvas?.
Hoy, prácticamente a todas las chicas se les hace creer que lo que existe entre sus piernas no es aceptable, es algo que debe permanecer escondido como sea, es una cosa desagradable y negativa, en la que nadie quiere pensar. Son ideas que persisten en la mujer cuando se hace adulta: no hay más que ver, por ejemplo en el metro, a casi todas las mujeres sentadas con las todillas juntas, mientras los hombres se sientan como les da la gana.
¿Por qué esa diferencia en el lenguaje corporal?. ¿Está relacionada con la menstruación femeninas, o sólo con la vulva y el orificio vaginal?. No es que yo defienda implantar la moda de enseñar la sangre menstrual, pero si me gustaría destacar que la gente necesita darse cuenta de que el miedo y la vergüenza que despierta la sangre femenina puede influir de forma irracional en su opinión sobre si misma y sobre quiénes son las mujeres.
Siglos de rechazo (en los que pasaba de glorificar a vilipendiar el proceso de reproducción, con la idea de que todos los seres humanos nacen del pecado porque son concebidos a través del coito) han producido una actitud negativa hacia la sangre menstrual de las mujeres. Lo llaman "la maldición", las niñas creen que tienen que odiar el momento en el que empiezan a tenerlo (la pubertad, etapa en la que se arroja un manto de silencio sobre esta parte de la sexualidad femenina), y todos los meses se aconseja a las mujeres que se limpien (en algunas religiones deben realizar rituales de purificación), que procuren oler lo mejor posible, y que no hagan el amor con un hombre en esos
días.
Sin embargo, esa sangre tiene un color muy hermoso -uno de los rojos mas bellos-, y no hace falta decir que la sangre masculina y la femenina huele igual. Las transfusiones sanguíneas no tienen sexo, los dos pueden darse sangre mutuamente en caso de urgencia, y la única diferencia es el grupo sanguíneo.
¿Por qué esta visión negativa de la menstruación femenina? Probablemente en algún momento de la antigüedad, este símbolo del poder milagroso de la mujer para concebir y dar a luz recibió el descrédito y la hostilidad de la clase dirigente masculina, que no sangraba ni concebía, por pura envidia. Hoy, después de todos los siglos de ofuscación y confusión, algunos tienen un miedo irracional a esa parte del cuerpo de la mujer; sobre todo durante su periodo. Al fin y al cabo, no es frecuente que los hombres (ni las mujeres) vean a una mujer con las piernas abiertas a la luz del día fuera del ámbito del sexo, así que no suelen tener ocasión de acostumbrase a esa parte de su cuerpo. Siendo un lugar de mitos y conjeturas, como la cara oculta de la luna.
Durante siglos, en Occidente se dijo que no debía practicarse coito durante la menstruación de la mujer porque era "sucio" o "impuro". Seguramente, este tabú nació de que durante ese período era más difícil la concepción. Hoy, la mayoría de la gente ya no cree que tenga que rehuir el sexo durante el periodo, aunque muchas mujeres sí lo evitan durante un día o dos porque tienen molestias o dolores menstruales. Por supuesto, en las tradiciones islámicas y judeocristianas existen algunas normas estrictas que obligan a la mujeres a purificarse mediante rituales especiales tras la menstruación y prohíben la actividad sexual durante esos días. Se exagera mucho por desconocimiento. No hay motivo para evitar las relaciones sexuales por la menstruación.
¿Nuestra actitud respecto a la menstruación femenina es consecuencia de prejuicios o una cosa de lógica relacionada con la higiene?. Algunos dicen que, en la antigüedad, las mujeres usaban una especie de tangas vegetales para contener los fluidos, pero es pura hipótesis. Me pregunto si alguien habrá encontrado alguna cosa en las tumbas de los faraones egipcios -al menos uno de ellos fue una mujer- que dé pistas sobre lo que hacían las antiguas mujeres egipcias en el momento del ciclo menstrual, es posible que su actitud fuera muy distinta a la nuestra, porque su calendario estaba basado en la luna y sus ciclos, estrechamente vinculado a los ciclos menstruales del cuerpo femenino y sus poderes milagrosos.
Por último, queda en el aire una pregunta para el futuro de la sociedad: ¿las mujeres deben mostrarse orgullosas de su periodo menstrual, o adoptar las costumbres sociales y ser discretas?. ¿Es la menstruación femenina -y las actitudes respecto a ella- un elemento clave en la condición de las mujeres?.

1 comentari:

  1. me gustó tu post...hoy en el noticiario mostraban como una mujer que amamantaba a su bebé en un restorante de Santiago ... le piden que se tape y que no lo haga en público porque iban a comer!!!! lo poco que nos queda de natural....y eso!

    ResponElimina